Apocalipsis 1:5b-8

Apocalipsis 1:5b-8

….Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre, 6 y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén. 7 He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén. 8 Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.”

I. REPASO
• La vez pasada vimos a los 3 autores del libro; la Trinidad misma es el

remitente:

  1. Dios-Padre: “el que es y que era y que ha de venir” (1:8)
  2. Dios-Espíritu: “los siete espíritus que están delante de su trono” (Is. 11:2; Ap.

    4:5 y 5:6)

  3. Dios-Hijo: “Jesucristo” (Mt. 16:16)

• Vimos 3 títulos de Jesús:

  1. El Testigo Fiel: De todas las cosas que esta hablando (Juan 12:49)
  2. El Primogénito de los Muertos: (Col. 1:18)
  3. El Soberano de los Reyes de la Tierra: (Sal. 89:27)

II. 1.

SALUTACIÓN: 3 cosas que Jesús ha hecho por nosotros:

“al que [siempre] nos amó” A Juan se le ha llamado el apóstol del amor y lo primero que enfatiza es precisamente que Jesús nos amó. De hecho el fundamento de todo lo que Dios va a decir y hacer en este libro es Su profundo amor por nosotros aunque muchas cosas puedan parecernos difíciles de comprender.

Heb. 12:6 “Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo.”

En vista de las siguientes revelaciones del juicio que vendrán sobre la humanidad debemos comprender que Dios hace todo esto porque ama al mundo.

Is. 26:9 “porque luego que hay juicios tuyos en la tierra, los moradores del mundo aprenden justicia,”

Es precisamente Su amor lo que lo llevó a lavarnos de nuestros pecados…

2.“nos lavó de nuestros pecados con su sangre” Si Jesús no hubiera derramado Su sangre por nosotros, estaríamos bajo la ira y el juicio de Dios.

Rom. 3:25 “Dios hizo que Cristo, al derramar su sangre, fuera el instrumento del perdón. Este perdón se alcanza por la fe. Así quería Dios mostrar cómo nos hace justos: perdonando los pecados que habíamos cometido antes.” (DHH).

La palabra “lavó” en el griego (luo) es mas amplia, no sólo incluye el lavarnos sino también librarnos del pecado. Este término significa soltar a una persona que esta atada; es disolver algo o destruirlo, y eso fue lo que hizo Jesús cuando derramó Su sangre por nosotros, removió el efecto adictivo y destructivo del pecado. Algunos manuscritos antiguos dicen: ‘al que nos lavó de la mancha de nuestros pecados.”

3.“y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre” Jesús nos ha hecho un reino (corporativamente) de sacerdotes (individualmente) y de esto es también de lo que se trata Apocalipsis de cómo vamos a reinar con Cristo y a ministrar como sacerdotes delante de Dios el Padre. Jesús es el que puede y quiere darnos la posición mas elevada que jamás pudiéramos tener: ser reyes y sacerdotes para Dios Su Padre.

Ap. 22:4-5 “y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes. 5 No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos.”

Como gentiles [no judíos] que somos no nos damos cuenta de lo glorioso que es esta doble función. En el Antiguo Testamento el reinado y el sacerdocio nunca fueron algo que se pudiera combinar en una persona pero Jesús vino a traer este nuevo orden en el Reino de Dios. Él mismo es Rey y Sacerdote y nos ha hecho parte de Su reino.

Hebreos 7:1 “Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo…”

1 Pedro 2:9 “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.”

Nuestro Padre Celestial nos lleva de nuevo a Su plan original en Génesis, señorear y tener acceso total a Su presencia.

Ap. 5:9-10 “…y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; 10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.”

Después de que Jesús regrese vamos a reinar sobre la tierra durante el Milenio y a ministrarle al Padre.

Ap 20:6 “Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.”

Is. 61:6 “Y vosotros seréis llamados sacerdotes de Jehová, ministros de nuestro Dios seréis llamados; comeréis las riquezas de las naciones, y con su gloria seréis sublimes.”

4.“a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos” La respuesta mínima que surge al recibir estas verdades y este plan del Padre y del Hijo, es darles gloria y reconocer Su imperio o dominio para siempre diciendo…

• “Amén” El cual es la respuesta de acuerdo con todas las verdades y planes que se expresan en Apocalipsis; se repite 9 veces en este libro y quiere decir: ‘que así sea’ El primer ‘amén’ en esta porción es de Juan atestiguando la veracidad de estas afirmaciones acerca de Jesús (5:14; 7:12 19:4; 22:20]. ‘El Amén’ también es un titulo de Cristo.

Ap 3:14 “Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto.”

III. EL TEMA DEL LIBRO:
v.7 “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron;

y todos los linajes [naciones] de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén”

El tema del libro es la victoria final de Jesucristo sobre todos los enemigos y el establecimiento de Su reino terrenal. Este gran texto anuncia el evento culminante en Apocalipsis: el regreso de Jesucristo a la tierra en Su segunda venida (19:11-16).

  • “He aquí” Este término nos llama la atención a lo que viene e indica la intervención divina; ocurre 26 veces en este libro.
  • “viene con las nubes” Jesús regresará físicamente a la tierra, de la misma forma que ascendió físicamente al cielo y esta frase se refiere a la gloria del Padre con la que viene el Hijo y al ejército de Sus ángeles y Sus santos que le acompañarán.

    Dn. 7:13 “Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre…”

    Mt. 16:27 “Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.”

  • “todo ojo le verá” La venida de Jesús no ocurre en un lugar escondido sino que es una procesión pública y gradual en la cual Él recorrerá toda la tierra y todos tendrán la oportunidad de verlo.

    Salmo 68:24 y 33 “Ellos han visto tu procesión, oh Dios, la procesión de mi Dios, mi Rey… 33 Al que cabalga sobre los cielos de los cielos, que son desde la antigüedad; He aquí dará su voz, poderosa voz…” (LBLA/RV60)

  • “los que le traspasaron y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él

    Este texto habla de la reacción de Israel y de todas familias o tribus de la tierra cuando vean a Jesús viniendo en los cielos después de todo lo que hicieron con Él.

    Zacarías 12:10-14 “…y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito. 11 En aquel día habrá gran llanto en Jerusalén…. 12 Y la tierra lamentará, cada linaje aparte; los descendientes de la casa de David… 14 todos los otros linajes, cada uno por sí….”

    Mateo 24:30 “Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.”

  • “Sí, amén” El segundo “amén” es del mismo Dios Padre confirmando la profecía que acaba de dar con una solemne afirmación de Su eternidad y omnipotencia:

    v.8 “Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.”

El “alfa y la omega” indican el control total de Dios sobre todas las cosas, incluido el tiempo: pasado, presente y futuro; fiel a Sus promesas y predicciones (v. 21:6; 22:13). Eso es lo que proclaman los cuatro seres vivientes que están alrededor del Trono:

Ap 4:8 “Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas, y alrededor y por dentro estaban llenos de ojos; y no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir.”

Dios es el autor y consumador de todas las cosas. Él no es sólo conoce y regula los eventos que sucederán, también es lo suficientemente poderoso como para asegurarse de que lo que Juan profetizó se cumplirá perfectamente. Sus palabras acerca el futuro son seguras. Él es “Todopoderoso” para hacer que sucedan todos y cada uno de Sus planes.

Isaías 46:9-10 “Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, 10 que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero.”

Así como Moisés en el primer libro de la Biblia [Génesis] enfatiza que Dios es el Todopoderoso; también en el último libro de la Biblia Juan el apóstol reconoce la omnipotencia de Dios [Apocalipsis 1:17; 2:23; 21:6; 22:16].

PREGUNTAS DE REFLEXIÓN

  1. ¿Qué respuesta tienes a lo que Jesús hizo por nosotros y con nosotros?
  2. ¿Cómo crees que será el regreso de Cristo a la tierra?
  3. Cuando escuchas que Dios es el Todopoderoso para cumplir todo esto ¿cómo te sientes y cómo crees que deberías de vivir tu vida?

 

Share

Other Sermons In This Series

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *