El llamado a contender por avivamiento en nuestras Familias

Por el Pastor Netz Gómez:

Esta semana mi hija Ilse tuvo un tiempo de oración y vino con el equipo de Casa de Oración con una carga en su corazón por los jóvenes. Al estar liderándolos y verlos  semana tras semana ella y los demás líderes han podido detectar como responden a la predicación de la palabra y al servicio mismo.

Muchos de nuestros jóvenes aunque afirman haber tenido un encuentro con Cristo muestran una total indiferencia al mensaje del evangelio y al servicio mismo específicamente el tiempo de la alabanza. La realidad es que al menos la mitad de nuestro grupo de jóvenes aunque creció viniendo a la iglesia no tienen una relación con Él que de alguna manera que afecte sus vidas.

Se pueden ver en muchos de ellos los mismos obstáculos: Depresión, ansiedad, adicción a la pornografía, pensamientos suicidas, ofensa/amargura y vergüenza tóxica. Muchos padres lo saben e incluso afirman que tuvo que ver algún tipo de abuso o descuido durante su crianza. Esta situación tiene que cambiar.

Tenemos esperanza

Entendemos que no es simplemente un programa o un predicador conocido lo que puede hacer la diferencia. Por otra parte estamos seguros de Dios nos ha prometido la victoria sobre todo esto.

Hay mucho más para nuestros jóvenes que un servicio aburrido y ser arrastrados a la iglesia todas las semanas. Jesús es mucho más grande que la vida de iglesia que actualmente viven nuestros jóvenes.

¡No creemos que las generaciones anteriores hayan sido el clímax de este movimiento de Dios, más bien tenemos hambre de ver a los jóvenes experimentarlo y que Cristo tenga Su herencia en nuestra generación y en las venideras! ¡Él es digno de nuestras generaciones! ¡Él es digno de nuestra pasión! ¡Él es digno de que rompamos nuestra rutina y lo busquemos desesperadamente! ¡Es hora de que surja una nueva generación de intercesores, es hora de dejar de pelearnos entre nosotros y comenzar a luchar por lo que Dios nos creó para ser! Es hora de hacer la guerra por nuestros jóvenes, y debemos ser nosotros los que lo hagamos.

Un llamado a la oración y el ayuno

Joel 2:12-16 “Por eso pues, ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento. 13 Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo. 14 ¿Quién sabe si volverá y se arrepentirá y dejará bendición tras de él, esto es, ofrenda y libación para Jehová vuestro Dios? 15 Tocad trompeta en Sion, proclamad ayuno, convocad asamblea. 16 Reunid al pueblo, santificad la reunión, juntad a los ancianos, congregad a los niños y a los que maman, salga de su cámara el novio, y de su tálamo la novia28 Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. 29 Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días.”

Este llamado al ayuno y la oración contiene elementos clave para ver la intervención sobrenatural que se requiere: Convertirse de todo corazón. Convocar a toda la comunidad a ser parte de este movimiento de oración y ayuno. Hay una promesa específica de que Dios puede y quiere derramar Su Espíritu Santo sobre las generaciones de padres e hijos.

Necesitamos al Espíritu Santo, necesitamos avivamiento, y el avivamiento comienza cuando buscamos desesperadamente el rostro de Dios. Queremos hacer eso con nuestra familia de la iglesia porque todavía no estemos cerca de vivir en la medida de la presencia y el encuentro que Dios quiere desatar en medio nuestro, así que creemos que es hora de que lo tomemos por la fuerza, es hora de que luchar por nuestra herencia.

Mt. 11:12 y 16-17 “Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan16  ¿Con qué puedo comparar a esta generación? Se parece a los niños que juegan en la plaza. Se quejan ante sus amigos: 17 “Tocamos canciones de bodas, y no bailaron; entonces tocamos cantos fúnebres, y no se lamentaron.

Esta violencia de la que habla Jesús no es otra cosa que una respuesta radical a Su llamado. Jesús dice que hay personas que no quieren responder ni en la situación de alegría ni en la tristeza, su respuesta siempre es indiferencia. Necesitamos ver la magnitud de la situación y responder como corresponde.

Estamos empezando un ayuno de 40 días: Algunos participamos en el ayuno de Daniel de 21 días que tuvimos a principio de año y consideramos que ese ayuno es el que esta desencadenando este otro. La idea es considerar un tipo de ayuno que fomente la oración, la comunión y la urgencia del momento. Demostramos nuestro anhelo absteniéndonos de los placeres legítimos buscando una irrupción del poder y la presencia de Dios. En lo personal he visto que el estilo de vida de intercesión y ayuno es uno de los más efectivos cuando se trata de pelear la batalla por nuestros hijos.

Durante estos 40 días les invitamos a unirse a orar por los jóvenes en el cuarto de oración durante los siguientes horarios: Lunes: 8–10 p.m. • Martes: 7–9 p.m. • Miércoles: 7–9 p.m. (servicio de jóvenes) • Jueves: 6–8 p.m. • Viernes: 8-10 a.m. Además durante los sets regulares también dedicaremos un tiempo para orar por  el avivamiento en las familias de Houses of Light.

Más que nunca necesitamos verdaderos padres y madres e hijos que sepan ser eso hijos. Pero debemos prepararnos espiritualmente, cultivando un corazón vibrante en el primer mandamiento. Con entendimiento de lo que esta pasando tomando tiempo para ver la narrativa bíblica. Debemos prepararnos; los padres tienen que saber preparar a los hijos y los hijos deben querer dejarse preparar de otra manera no vamos a vencer.

¿Cuál es la fragancia de nuestros hogares? ¿Quién le estamos mostrando a nuestros hijos e hijas que es Jesús por la forma en que vivimos, por la forma en que les hablamos? Este es el cambio que debe suceder en nuestras vidas: que sólo hablemos, caminemos, vivamos e incluso pensemos como lo hace el Padre Celestial. ¡Él quiere una familia! ¡Él quiere a nuestra familia!

No se trata de vivir presionando a nuestros hijos ni de simplemente complacerlos en todo lo que quieran tener o hacer sino de ser un ejemplo de deleite en Dios y honestidad; promoviendo la conexión emocional y el diálogo franco. Estas son nuestras armas, parecen insignificantes pero son muy poderosas en Dios.

Rom. 13:12 “La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz.”

Consejos para la familia con Pastor Netz:

Le invitamos a escuchar uno de los programas más destacados durante el mes de Enero.

El programa de Pastor Netz Gómez Consejos Para La Familia se transmite por Radio Inspiración en:

13.90AM | Los Angeles
12.40AM | San Bernardino
11.30AM | San Diego y Tijuana
y por Houses of Light Radio en

www.netzgomez.com ó en Houses of Light App

  

Traducir »
X